Cómo ser más productivo cuando trabajas desde casa

¿Eres de los que tiene su oficina en casa? Entonces seguramente cada día tienes que hacer frente a múltiples factores que pueden menoscabar tu productividad.

Una llamada de tu compañía telefónica, la interrupción de un familiar o amigo que vive contigo, la nevera que te llama a gritos o darte cuenta de las tareas pendientes del hogar, son sólo algunos de los obstáculos diarios a los que tienes que hacer frente, ¿verdad?

Y es que trabajar desde casa conlleva muchas comodidades y libertades pero también mayores distracciones que al final pueden afectar negativamente a nuestra productividad.

Por eso, en este artículo queremos compartir contigo 5 consejos para crear una atmósfera de trabajo y ser más productivo trabajando desde casa y conseguir tus objetivos.

 

Crea una zona de trabajo

Lo primero que tienes que hacer si trabajas desde casa es encontrar una zona donde establecer tu oficina. Olvídate de dedicar una esquina de la mesa del comedor. Necesitas una zona agradable, cómoda, y a poder ser luminosa, donde establecer tu campo base de trabajo y donde tengas a mano todo lo necesario para llevar a cabo tus tareas diarias.

Esto te ayudará a tener una mayor sensación de rutina y orden, y así como el cerebro vincula la cama con ir a dormir en este caso vinculará este espacio con trabajar.

Además el hecho de tener todo centralizado en un mismo espacio evitará que te distraigas buscando ese papel que creías haber “guardado” encima de la mesa del comedor pero que ahora no encuentras.

 

Establece un horario de trabajo

Aunque trabajar desde casa te permite trabajar en cualquier momento del día lo mejor es que establezcas tu horario de trabajo. De este modo conseguirás diferenciar el momento del día dedicado a tu empresa y el momento del día para tu ocio.

Además si mientras estás trabajando hay más gente en casa informales sobre cuál es tu horario de trabajo para que lo respeten.

 

Levántate, desayuna y arréglate antes de empezar a trabajar

Sé que es muy tentador levantarte cinco minutos antes y trabajar en pijama, porque nos vamos a engañar, pero la verdad es que esto puede ir en contra de tu productividad. Lo mejor es levantarte media hora antes de empezar – o el tiempo que estimes necesario- tomar un buen desayuno, ducharte y vestirte; seguir la rutina que harías si tuvieras que ir a la oficina.

 

Crea una lista de tareas y divide el tiempo

Una vez ya estés listo para trabajar es importante crear una lista de tareas a realizar en esa jornada y establecer un orden de prioridades. Empieza por aquellas tareas más difíciles o las que puedan requerir más tiempo.

 

Una vez tengas la lista de tareas y asignada la prioridad a cada una de ellas el siguiente paso es estimar cuánto tiempo necesitas para llevarla a cabo. Además durante ese tiempo céntrate sólo en esa tarea concreta y no pases a la siguiente hasta que no esté terminada.

 

Tómate un respiro

Atención, esto es importante: trabajar con un ordenador no significa que nosotros también seamos una máquina, así que no intentes seguirle el ritmo. Es importante descansar mínimo 10 minutos cada dos horas. Puedes aprovechar esos 10 minutos para llamar a un familiar o amigo, salir al balcón, tomar un café relajadamente en el sofá, etc., lo que más desees en ese momento, aunque yo te recomiendo que siempre sea levantándote de la silla.

 

Si sigues estos sencillos pasos ya verás como tu productividad aumenta y al final del día te sentirás mejor contigo mismo.


 

¡Prueba FocusMe ahora! La única herramienta para focalizarte y conseguir tus objetivos más significativos.

Prueba FocusMe

 

También te puede interesar

Dejar un comentario