Lo que Buda puede enseñarte sobre productividad

¿Recuerdas cuando en la escuela tus pensamientos te llevaban lejos de la lección que estaba explicando el profesor?

De repente oías como pronunciaba tu nombre a la vez que te preguntaba algo relacionado con lo que acababa de decir. Y ante tu mutismo o tu torpe intento de dar una respuesta más o menos decente te espetaba “¿Dónde estamos? ¿En la luna de Valencia?

Y tú “No, no, estoy aquí”. La realidad es que tú estabas ahí físicamente pero no mentalmente. Vamos, que estabas pero no estabas.

Y ahora, va a ser que las cosas no han cambiado mucho.

Ser capaz de seguir trabajando mientras estás pensando en todas las cosas que te quedan por hacer antes de fichar, en la lista de la compra o en que tu madre te ha dicho tal o cual cosa. ¿Te reconoces?

Desgraciadamente nuestra mente está acostumbrada a volar de un asunto a otro con la facilidad de un Boing 747. Y mantenerla quieta, enfocada en lo que estás haciendo, es todo un reto constante.

De hecho, uno de los mayores desafíos a los que te enfrentas cuando quieres ser productivo es no sucumbir a las distracciones, especialmente a las de la mente.

Mindfulness, la habilidad de estar aquí y ahora

Esta técnica de más de 2500 años procedente del budismo está revolucionando el mundo de la productividad.
Imposible traducirla en una sola palabra, pero significa algo así como atención plena.

Consiste en poner todos tus sentidos en el momento presente y centrarte en lo que estás haciendo justamente ahora, sin pensar en nada más. Estar en el aquí y ahora para ser consciente de lo que estás haciendo cuando lo estás haciendo.

Mindfulness nos habla de la importancia de vivir el momento, porque es lo único real que existe. Si en vez de ello estás pensando en lo que te ha ocurrido esta mañana o en lo que pasará dentro de una semana, ya no estás aquí, te estás perdiendo el momento presente.

La práctica de la atención plena nos enseña a tomar conciencia de nuestros pensamientos, a darnos cuenta de cómo pasamos la mayor parte del día divagando y prestando atención a lo que ya ha pasado o a lo que está por venir mientras perdemos la oportunidad de enfocarnos en el presente.

La mente es rebelde. Ya hemos hablado de que lo que más le gusta es saltar de un pensamiento a otro constantemente. Es, volviendo a los días de la escuela, como ese compañero gamberro que se pasa las clases intentando llamar la atención y no deja trabajar a los demás alumnos.

Pero por suerte, la mente, como todo en esta vida, puede entrenarse. La meditación entrena directamente a tu mente para que se centre únicamente en lo que tienes delante en este preciso instante.

Bastan tan solo unos pocos minutos de meditación al día para hacerla entrar en vereda.

Por supuesto, a mayor tiempo meditando, mayores beneficios, pero si no has practicado nunca verás la primera vez que intentes meditar lo complejo que es mantener la atención plena durante tan solo 10 minutos.

Tan solo debes buscar un lugar tranquilo y cómodo donde no haya ruidos. Siente cómo tus pulmones se llenan de aire y después se vacían una y otra vez. A medida que te centres en los detalles más pequeños de tu respiración, otros pensamientos de trabajo, de familia, de dinero… comenzarán a retroceder, liberando tu mente.

3 beneficios de practicar Mindfulness que impactarán directamente sobre tu productividad

La práctica de la meditación no es algo nuevo, más bien todo lo contrario, pero sí que es cierto que se ha comenzado a descubrir de un tiempo a esta parte lo positiva que puede llegar a ser en el entorno laboral.

Hace ya algunos años que grandes empresas, como por ejemplo Google o Facebook, han incorporado programas de Mindfulness para sus trabajadores. El caso de Aetna es especialmente significativo ya que después de que más de una cuarta parte de sus 50.000 empleados participasen en el programa de Mindfulness los informes revelaron que:

  • Sus niveles de estrés habían disminuido en un 28%
  • La calidad del sueño había mejorado en un 20%
  • Los niveles de dolor se habían reducido en un 19%
  • Su productividad había aumentado 62 minutos por semana equivalentes según Aetna en $ 3.000 por empleado al año.

 

¿Y a ti?¿Cómo te puede favorecer la práctica de Mindfulness?

→ Aumenta tu concentración en lo que haces manteniendo a raya las distracciones y siendo más eficiente. Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Washington demostró que las personas que practican Mindfulness se mantienen centrados más tiempo en sus tareas, evitando el andar cambiando de una a otra constantemente.

→ Favorece tu creatividad debido a que despeja tu mente de pensamientos y de las emociones que vienen ligadas a estos pensamientos dejando lugar a las nuevas ideas aportando claridad, enfoque y perspectiva.

→ Te ayuda a controlar el estrés y la ansiedad ya que la práctica de Mindfulness reduce los niveles de cortisol, la hormona del estrés. Además te aporta mayor capacidad para reconocer y manejar las situaciones complejas de forma más efectiva y aprendes a desarrollar los recursos internos necesarios para gestionar las situaciones estresantes con mayor facilidad.

 

¿Te animas a poner en práctica esta técnica milenaria? ¿Se te ocurre alguna otra que aporte tan buenos resultados como ésta?


Registrate ahora a FocusMe,

tu conseguidor de objetivos.

La única herramienta para focalizarte y conseguir tus objetivos más significativos.

Prueba FocusMe

También te puede interesar

Dejar un comentario